Si el promotor elige contratar INGEDO

 

Su coste de inversión se verá reducido en torno al 10%, porcentaje que variará en función de la magnitud de la Obra

 

El cliente evita riesgos de posibles concursos de acreedores de constructoras, ya que paga directamente a los industriales proveedores que INGEDO elige como óptimos en cada obra, además la gestión integral sigue inalterable.

 

INGEDO garantiza el menor coste posible a su cliente, al ser ajena a bajas desproporcionadas, que obligan a las constructoras a constantes cambios del proyecto inicial, lo cual genera incrementos en los costes finales a pagar y aumento de plazos de ejecución, innecesarios.

 

 

INGEDO consigue abaratar el importe de las obras al ser participe en un porcentaje de los ahorros de la obra sobre el precio inicial pactado.


 

El cliente paga por los servicios de INGEDO un porcentaje de la obra ejecutada, asegurandose de esta forma, el plazo final de ejecución, ya que incrementos innecesarios de ejecución supondrían un sobrecoste para ambas partes.